Aprender y poder ayudar a dormir a tu hijo es un regalo para toda la vida

y la familia completa gana en calidad de sueño.

Mi misión es que los padres puedan ayudar a sus niños a dormir.
Desde un lugar de respeto y comprensión, armaré un programa a medida

de las necesidades del bebé.

Liliana Bellomi

¿Quién ayuda a un niño a dormir?

Sus papás o las personas que lo cuidan a diario.

Yo los guío aportando estrategias para que lo puedan lograr.

¿Qué significa ayudar a dormir?

A los bebés pequeños significa inculcarle hábitos de sueño saludables.

A los más grandecitos

se los ayuda a cambiar hábitos que no están colaborando

 a que duerman bien.

Que no se despierte varias veces por noche, y si lo hace,

que pueda volver a dormirse

sin ayuda.

Es lograr que duerma todas

las horas convenientes

para su edad.

Que haga las siestas diarias que necesita para que el tiempo que este despierto,

sea un niño relajado, feliz,

normalmente activo y de buen humor.

¿Cuándo contactarme?

Cuando sientas que la falta de sueño de tu hijo está afectando

tu temperamento, tu descanso y el de la familia en general.

 
 

¿Cómo trabajo?

A partir de mi formación en técnicas de Sensitive and Gentle Sleep Training, las cuales podríamos traducir en Ayudar a dormir con amor y contención, ofrezco diferentes propuestas de acuerdo a la edad de los bebés y niños hasta 5 años.

Trabajo con programas personalizados y consultas. Mis consultas y planes están enfocados en la necesidad de descanso del bebé, considerando los patrones de sueño que indica el organismo.

Están dirigidos a familias que eligen modelar el sueño del bebé desde el amor y el respeto para completar un camino que los llenará de satisfacciones, descanso y orden. El trabajo va enfocado a formar hábitos de sueño saludable e independiente que son los que hay que mantener durante sus primeros 2 años. 

 

En el sueño del bebé va a haber muchos cambios biológicos, evolutivos y crisis que afectan el sueño. No podemos evitar que estos cambios sucedan, la diferencia radica en cómo transitarlos. Van a aprender a manejar ventanas de sueño, a acostarlo somnoliento si todavía no lo hacés, técnicas para mejorar sus siestas y entender los despertares, diferenciar los motivos, manejarlos y trabajar para evitarlos.

 

A partir de los 6 meses es muy probable que el trabajo a realizar sea más intenso porque  es muy frecuente tener que modificar hábitos ya existentes que no están contribuyendo con el buen dormir. A su vez generamos la formación de hábitos nuevos.

No usamos el llanto para ayudarle a dormir. 

PROPUESTAS

Programa prenatal

Modelando el Sueño 1

Modelando el Sueño 2

Programas desde 6 a 20 meses

en adelante

Consultas puntuales

 

Testimonios

Gracias infinitas a Liliana por su acompañamiento, escucha y guía. Nos hiciste darnos cuenta que un método bien aplicado y a conciencia puede cambiar hábitos que no ayudan a nuestro hijo. Nunca me imagine que Juan con 11 meses podia dormir 12 horas de corrido!! y lo mas importante amanece sonriente y nosotros descansados! Super recomendable, sobre todo si ya lo probaste todo y crees que "tu hijo es así , duerme poco y mal".... eso es lo que yo pensaba del mío y me equivoque! • Mariana - Ciudad de Panamá, Panamá.

 

¡Por fin dormimos todos! Cuando Liliana nos contó el proceso, no me imagine que fuera a funcionar. Fue un antes y un después en nuestras vidas. María por fin descansa y ahora nos damos cuenta que sus mal humores y caprichos eran falta de sueno!! Un placer trabajar con Liliana, gracias infinitas, no se que hubiéramos hecho sin ella. • Catalina y Juan - Buenos Aires, Argentina.

Muchísimas gracias por todo, nunca imaginamos poder lograr en estos 15 días este cambio del bebé, sea mucho o poco, realmente nos cambió la vida y principalmente al bebé. Si vieras lo que era hace 15 días y lo que es ahora, un bebé totalmente distinto.  Esos nervios y frustraciones prácticamente han desaparecido. Por supuesto queda mucho por delante, él es muy chico y falta madurez pero cambió muchísimo, es más, anoche por segunda vez durmió varias horas seguídas, desde las 21:30 a las 5hs.! por supuesto una mamadera completa apenas despertó porque es muy chico para estar tantas horas sin comer, y nuevamente volvió a dormirse hasta las 8:00. hs.! Gracias, nos cambiaste la vida!!!!!! Nuevamente gracias, de corazón! Somo los papás más felices y ahora sí podemos disfrutar de nuestro bebé!!! • Viviana y Fernando - Buenos Aires, Argentina.

Benito con 14 meses se levantaba hasta 5 veces durante la noche a tomar leche, no se dormía si no era a upa mientras caminábamos y las siestas durante el día eran un milagro. Liliana nos armó un plan a nuestra medida, nos guió, contuvo y acompañó en este gran cambio. Hoy Benito duerme 2 siestas durante el día y se va solito a su cama a dormir. Nunca más tomó una mamadera de noche y su humor cambió radicalmente. ¡Es otro niño! Sin dudas que tenemos dos vidas, una Antes de Liliana y otra, completamente diferente, Después de Liliana. Contar con las herramientas indicadas es clave para poder llevar adelante este gran cambio y sostenerlo para siempre. • Mercedes y Sebatián - Buenos Aires, Argentina.

Convencidos que un buen dormir del bebé (y por ende, toda la familia!) es fundamental, acudimos a Liliana. Cuando Liliana nos comenzó a escuchar, enseñar, acompañar y motivar para seguir ciertas pautas para enseñarle a nuestra beba a dormir desde un lado amoroso, hicimos "las tareas". Pero acostarla a las 18hs nos parecía una locura! Confiamos. Entendimos que es un proceso. Entendimos que se regula. Entendimos (y aún en eso estamos) que la paciencia y constancia llevan a un sueño saludable. Gracias Lili por ayudarnos, acompañarnos y contenernos! Consejo? Si, acostar a los bebés tempranísimo (para nuestra cultura) si Liliana así lo aconseja: FUN-CIO-NA. • Andrea - Paraná, Argentina.

Cada noche en la cena con Federico pensamos “encontrar a Lili nos cambio la vida”!!! Y no exageramos!!! Llegamos a ella cuando Camila tenía seis meses, con un problema gastrointestinal severo que hizo que sus primeros meses de vida fueran caóticos e hiciéramos cualquier cosa para poder dormir, ya estábamos resignados y al borde de la desesperación! No dormía de día más de 20 minutos y de noche más de 40, estaba estresada, nerviosa e irritable... Lili no solo mejoró abismalmente sus noches, incluso a pesar de sus recaídas, sino que también logramos que haga siestas y los días fueran más predecibles, todo sin dejar que Camila sufra y acomodándose a nuestras necesidades. Nos dio herramientas para seguir adelante a pesar de sus noches con malestares... La clave está en ser constantes, dedicarse de lleno las primeras semanas, ser conscientes en que es un esfuerzo muy grande que mejorará en cuestión de semanas, la calidad de vida de los próximos meses y hasta años de toda familia, y confiar en la experiencia y acompañamiento de Lili, que aconseja y contiene. Agustina y Federico Flores

 

Preguntas frecuentes

¿Qué significa ayudar a dormir?


A los bebés pequeños significa inculcarle hábitos de sueño saludables. A los más grandecitos se los ayuda a cambiar hábitos que no están colaborando a que duerman bien.




¿Siempre es necesario ayudar a un bebé a dormir?


No. Hay muchísimos casos en que a los padres les resulta simple lograr rutinas y hábitos de sueño en forma intuitiva. A esto se deben muchos factores, como el temperamento del bebé, las expectativas de los padres, el ritmo natural de la casa. Es común escuchar madres decir “es un santo come y duerme”, en otros casos los bebés necesitan la ayuda de los padres para aprender a dormir y descansar.




¿Es muy frecuente que los bebés presenten dificultad para dormir?


Si, es un tema común de consulta de muchos padres. La vida que llevamos hoy en día, los ritmos y horarios a los que estamos habituados suelen no ser los mas adecuados para un bebé.




¿Es necesario que un bebé duerma toda la noche? Desde qué edad?


Es necesario que un bebé DUERMA lo necesario de acuerdo a su edad.
Durante los estados de sueño profundo aumenta el flujo de sangre a los músculos, la energía se recupera y crecen y reparan los tejidos, entre muchas otras cosas.




¿Qué quiere decir dormir toda la noche?


Debemos tener en cuenta que un recién nacido duerme entre 16 y 17 horas por día (en 24 horas) y se despierta cada 3 o 4 horas de día y de noche.
A medida que crece comienza a estar despierto por períodos mas largos y las horas totales de sueño por lo tanto disminuyen.
Al mes pueden llegar a dormir 6 u 8 horas seguidas, esto no siempre sucede, pero es posible. Esto al mes de vida es dormir” toda la noche”, o “de un tirón”.
Lo que no podemos pretender es que un bebé de 1 mes duerma toda una noche de 10 /11 horas , esto vendrá después. A partir de los 6 meses algunos bebés llegan a dormir 11 horas por noche. Enseñarles a dormir significa, que el bebé pueda volver a dormirse por si mismo siempre y cuando sus necesidades están cubiertas.




¿Por qué no todos los bebés pueden adquirir estos hábitos de sueño sin ayuda?


Esto se debe a numerosos factores, fisiológicos, psicológicos y ambientales que intervienen en el sueño y que pueden estar desajustados unos u otros.
No haberse cumplido su proceso evolutivo o no haberse puesto en práctica hábitos de sueño saludables. Que esto suceda es completamente normal y en bebés absolutamente normales.
Es aquí donde un acompañamiento basado en la fisiología del sueño y la edad del bebé resulta muy útil.




¿En qué se basan para ayudarlo a dormir?


Se han estudiado factores que constituyen el Reloj Biológico:
-Los Ritmos Circadianos: o sea los periodos de sueño y vigilia durante 24 horas, los cuales son regulados por la luz solar. Dichos ciclos tardan en desarrollarse en los bebés, por lo tanto al principio no diferencian el día de la noche y de aquí surge una de las causas del sueño irregular.
-Las fases del sueño: REM ( sueño rápido) y No REM(sueño profundo). Los ciclos del sueño en los bebes duran 50 minutos y transcurren del sueño REM al No REM.
- La liberación de hormonas: Melatonina (hormona del sueño) Cortisol (hormona del stress) son reguladas por los ritmos Circadianos. La melatonina, que es estimulada cuando baja el sol y comienza a anochecer, propicia el sueño. El cortisol, comienza liberarse cuando sale el sol, contribuye a despertarnos y alcanza un pico alto nuevamente antes del anochecer, este es el momento en el que aconsejable bajar la estimulación. - Las fluctuaciones de la temperatura corporal durante el sueño.Además se tiene en cuenta de acuerdo a la edad del bebé o niño:- la cantidad de horas de sueño que le corresponden y su distribución entre sueño nocturno y siestas. - La correcta nutrición. - Las etapas normales del desarrollo emocional y afectivo. - El estilo de crianza.




¿Cuál es el modo de acción?


Se observa el funcionamiento de todos estos factores a través del relato de los padres. Se hace una detección de lo que puede estar sucediendo y se proponen pautas para resolver las dificultades que se presentan.




¿Hay un solo método?


No, hay varios que derivan de dos corrientes principales, del Dr. Ferber y del Dr. Sears.
A partir de estos dos profesionales surgen los diferentes métodos de entrenamiento. Están los que resultan moderadores, los que se aferran a una de ellos a rajatabla y los que usan algo de las de las dos corrientes.
Entre otro autores reconocidos están Elizabeth Pantley, Jodi Mindell, Dr. Weissbluth, Eduard Estivil, Rosa Jove.
Avalamos los métodos contenedores. Insistimos en la intervención paterna cuando hay angustia. Aconsejamos consolarlo y levantarlo si es necesario. Una vez que paso el momento volvemos a insistir. Queremos que el bebé no se resista a dormir y entienda que es un estado placentero, necesario y seguro. Además de acompañarlo nunca lo dejaremos llorar sin asistencia.




¿Es muy largo en el tiempo?


En general se logran muy buenos resultados en tres semanas. Para ello deberán ser constantes en cumplir las consignas, hay que estar dispuestos a dedicarse mucho.




¿A partir de qué edad se puede comenzar?


Personalmente recomiendo realizar un proceso de prevención, que consiste en implementar medidas simples que van a contribuir en el buen sueño del bebé desde una edad temprana. Esto se puede realizar desde las primeras semanas y puede llegar a evitar un esfuerzo mayor en la medida que pasen los meses.
Estas medidas no interfieren con los sabios consejos de pediatras, psicólogos, puericultoras y otros especialistas. Todo lo contrario, son un ingrediente más para sumar a una buena calidad de paternidad y crianza.
Respetando los valores elegidos por los padres ya sea colecho, lactancia materna, alimentación por fórmula, crianza con apego, podemos con tips sencillos y prácticos contribuir al buen dormir del bebé y la familia.





Contacto

 Completá el formulario para coordinar una consulta o escribime a lilianabellomi@gmail.com

 

© 2017 Todos los derechos reservados.

2018 © Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial tanto del contenido como de las imágenes.